¡Bienvenid@!

Durante casi cien años aproximadamente, existió una guerra entre humanos y las mismas creaciones de los humanos, llamados humanoides. La paz llego con el tratado de paz entre humanos y humanoides, pero estos humanoides antes siendo un solo gran clan se dividió por no estar de acuerdo con el tratado o por buscar una merecida tranquilidad. Los humanoides se dividieron en el Clan Tzimisce, el Clan Malkavian, el Clan Caitiff y el Clan Panders. Los humanos habitaron una sola ciudad, siendo pocas las veces que se cruzaban en los dominios de los humanoides.

¡Conectate!

Ingresa con tu nick, Nombre y Apellido, se admiten iniciales.
Conectarse

Recuperar mi contraseña









Enlaces Rápidos






Dinamarca

Pasa el ratón por encima para desplazar la información.
Últimos temas
» Afiliación PA{élite}
Dom Oct 27, 2013 2:11 pm por Invitado

» Creando Mundos [Normal]
Mar Jul 30, 2013 10:15 pm por Invitado

» Code Geass: Endless Dark [Cambio de botones]
Vie Feb 08, 2013 6:47 pm por Invitado

» Amaranth - Afiliacion elite
Jue Dic 20, 2012 10:19 pm por Treyllor Crussic

» Yu Yu Hakusho Rol [Élite]
Mar Dic 11, 2012 7:34 pm por Treyllor Crussic

» XXXWorld: Una nueva aventura [Apertura] [Normal]
Miér Nov 28, 2012 10:42 am por Treyllor Crussic

» Seikon no Mafia {Afiliación Élite}
Vie Nov 16, 2012 4:10 pm por Treyllor Crussic

» Delírium Tremens [Foro Nuevo - Afiliación Élite]
Lun Nov 12, 2012 11:42 am por Treyllor Crussic

» Magic Scape se Afilia (Normal)
Lun Oct 22, 2012 5:09 pm por Treyllor Crussic














Administración

SAVAGE
MP - PERFIL
FIERCE
MP - PERFIL


Awards


Ganador
Mejor personaje masculino
Hermanos





Élite

DB WORLD Academy LichtExorcist GakuenKuro no exorcists. Foro de rol de Ao
no ExorcistVocaloid Dreams Academy Dark WindDelírium TremensSeikonnoMafiaAmaranth























Créditos&Copyright
Skin diseñado por Skaôi de SourceCode. Crédito, crédito, crédito & Copyright.

Los Clanes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Clanes

Mensaje por Aleister Crussic el Sáb Sep 01, 2012 8:24 pm





LOS CLANES
"Tu Eliges Vives o Mueres"



Firmar las normas es obligatorio



CLAN TZIMISCE
Uno a uno íbamos siendo creados, algunos eran acecinados, a otros nos dejaban vivir y nos encerraban en esos oscuros lugares donde nos tenían escondidos, de todo, la luz, el aire, la brisa, nada de eso existía en el lugar donde nos tenían… Mi nombre era Lestat, era uno de los pocos que dejaban vivir, pero en algunos momentos era igual que estar muerto, solo nos daban comida una vez al día y cuando salíamos de ese oscuro cuarto en el que nos encerraban no hacían mas que tratarnos como animales o hacernos pruebas dolorosas nos trataban igual que bestias sin sentimiento, cosa que no éramos, no faltaba mucho antes de que alguno de los mas adultos se levantara y diera un paso hacia nuestros derechos, o nuestra libertad. Lastimosamente ningún adulto del lugar fue capaz de hacer algo antes de que lo acecinaran igual que a los otros “experimentos fallidos” como los llamaban los científicos del lugar…

Yo tenía solo 15 años al llegar, ya llevaba 2 años en ese oscuro lugar, a pesar de todo era muy inteligente, 2 años fueron suficientes para poder elaborar un plan de escape junto con las demás personas; ya tenía 17 años, como sabría que esto sucedería, un intento de escape, solo fue necesario un intento para que lográramos escapar todos y cada uno de las personas que nos encontrábamos encerradas en aquel laboratorio, no pensamos que esto sucedería, quien diría que los humanos solo con vernos nos empezarían a despreciar, éramos tan diferentes?, tan poco tolerante era la gente de nuestro país que con tan solo vernos nos empezaron a atacar?, no, nos quedo otro que empezar a resistirnos, tuvimos que empezar a pelear con los humanos por nuestra supervivencia, en otras palabras había empezado una guerra entre los humanos y nosotros, los mutados, los que no teníamos a donde ir, los que no habíamos tenido elección y sin nuestra opinión y consentimiento nos convirtieron en lo que éramos ahora, pero ninguno se quejaba, todos caminaban con la cabeza en alto, esperando un momento de paz y tranquilidad en el cual los dejaran tranquillos y pudieran vivir su vida como lo que eran ahora Humanoides..

Por el momento éramos pocos los teníamos la facultad de mantenerse firme ante la guerra causada por los humanos, lo bueno es que éramos fuertes, mucho más fuertes que ellos, teníamos más posibilidades de ganar la guerra y sobrevivir, teníamos más posibilidades, aunque fuéramos menos, asi que tuvimos que empezar a construir planes, en los que pudieron intentar igualarlos en cantidad, mientras los años pasaban los que teníamos las facultades de resistirnos e ir a batallar contra los humanos nos manteníamos en pie y peleábamos por proteger a los que no tenían esas posibilidades, mientras tanto esos que no tenían posibilidades de sobrevivir si iban a pelear se quedaban escondidos en una ciudad al sur-este del país, en la que nos ayudaban a reproducir, a crear nuevos guerreros con los cuales podríamos ganar la batalla…

Nuestros grupos habían aumentado de tal manera que no hay modo en que los humanos se resistan a nosotros, prácticamente tenemos la batalla ganada, pero no creíamos que los humanos doblegaran fácil la batalla, los días pasaban y las guerras seguían, poco a poco nos volvimos un clan, quizás el primero de todos los grupos que existían en esa guerra infernal, nos hacíamos llamar Tzimisce, yo era el líder por su puesto, entre el clan habían pocos con mi experiencia sobre todo lo sucedido, no faltaba mucho para que la guerra acabara con nosotros los Humanoides como triunfadores, pero antes de que esto fuera posible un Humano se acerco, sin ninguna mala intención, nosotros solo queríamos paz así que le dejamos expresarse, claro, lejos del lugar de reunión de todos aquellos que no tenían la posibilidad de defenderse, nunca dejamos que los humanos por mas confiables y buenos que parecieran se acercaran a esas personas que no tenían posiblidades en caso de un engaño…

La idea de este humano que vino a nosotros en son de paz era interesante pero no muy convincente, una tregua entre humanos y humanoides?, seria un solo hombre capaz de convencer a la humanidad de que nosotros no queríamos nada mas que paz y tranquilidad?, ya que con solo su palabra no nos bastaba para aceptar el trato, llegamos a un acuerdo donde tuviera que demostrar que los humanos no volverían a hacernos daño, nosotros estaríamos dispuestos a no hacer daño igualmente…

Ese humano que se presento un día frente nuestro en son de paz tardo un largo tiempo, diría yo que dos años a lo mucho, en demostrar que la humanidad cedería y traería paz a este país, al fin, la guerra sucumbiría y todo acabaría, al terminar la guerra podríamos vivir en paz, pero aun asi el clan tenia que seguir en pie, no se podía bajar la guardia, porque estaba seguro de que luego de esta tregua, vendría mas caos, ya la guerra se habría terminado, pero aun habrían muchos guerrilleros tanto humanoides como humanos que no aceptarían el trato, el clan por el momento seria un sustento de control en el país, pero yo ya estaba empezando a envejecer, mi piel no se arrugaba, ni mis habilidades se perdían con el tiempo, pero era tiempo de darle el poder a el poder de la juventud, ellos controlarían nuestro futuro por décadas, así que lo tenía que dejar en buenas manos, y se lo tenia que dejar a alguien que tuviera experiencia y que representara alguien importante en el clan, alguien que respetaran todos en el clan, y conocía al indicado…

Era el jefe de una de mis mas confiables grupos de Pelea por supuesto todos lo respetaban, y nadie incumpliría su orden y palabra, no conocía a nadie mejor para el puesto de líder, un puesto que lleve encima por casi 100 años, un puesto que tendría el honor de ceder a Soren Kholer.

CLAN MALKAVIAN

Aquí nos encontrábamos todos los que no queríamos aceptar las leyes traídas con el tratado, estar en paz con los humanos?, en que pensaba Lestit cuando acepto el tratado, después de todo lo que hemos pasado aun quiere convivir con esos mounstros que se atrevieron a jugar con las vidas ajenas y matar a placer solo porque no nos parecíamos a ellos, solo por ser diferentes, nos mataban sin piedad, todos de los pobladores del clan habían aceptado el tratado sin decir nada, pero yo estaba seguro de que habían muchos que no querían eso, de seguro tenía que haber gente que bajo ninguna circunstancia aceptara cumplir con las leyes del tratado y convivir con esos seres que hasta el momento no habían tenido compasión con nosotros, tenía que haber gente que al igual que yo le guardara rencor a los humanos..

No tarde mucho en reunir a la gente que no aceptaría el tratado, solo había que estar unos días en la plaza de la ciudad de Odonse y expresarse con los pobladores, todos oían mis palabras, pero no todos se quedaban para unirse a mí en mis deseos de no aceptar el tratado, después de un tiempo hablando entre nosotros llegamos al acuerdo de que no entraríamos en guerra, no veíamos la necesidad de matarnos entre nosotros solo por tener el poder sobre los humanos, por no aceptar el tratado, o simplemente por no convivir con ellos…

No tardamos mucho en organizarnos e ir a expresarle nuestros deseos al líder, no teníamos intenciones de poner a los nuestros en nuestra contra y formar una pelea en la que muchos podían salir lastimados o muertos, todos éramos humanoides, algunos hermanos, amigos y familiares de otros no había razón para llegar a eso, aunque nuestros ideales y deseos fueran distintos…

Luego de un buen rato en el que cada uno de los humanoides que no aceptaban el trato se expresaron ante el líder en el gran salón donde nos reunimos llegamos a un acuerdo, no aceptaríamos el trato, eso ya de por si era obvio, pero eso traería sus consecuencias, ya que en el tratado todos los del clan lo aceptaban, al nosotros negarnos a cumplirlo, tendríamos que irnos del clan, para nuestra suerte antes de dejar la ciudad de Odose donde Vivian aquellas personas que aceptaban el trato, tuvimos la oportunidad de encontrarnos con uno de los jefes de tropas más reconocidos, era alguien fuerte y que de seguro podríamos usar como refuerzo en las afueras de la ciudad, por hay corría el rumor de que ese jefe no aceptaba el trato pero no le quedaba otra que cumplirlo al estar bajo las ordenes del líder, lo bueno para nosotros si esto era verdad, es que lo podríamos convencer de que se viniera con nosotros y formáramos a la final un clan en el que estuvieran todas y cada una de las personas que habían decidido oponerse al tratado de paz ofrecido por los humanos…

Tuvimos la suerte de que el Jefe Aleister si estuviera en contra del tratado y con gusto acepto irse de la ciudad junto con nosotros, llevándose con él sus tropas, Aleister era conocido por no gustarle seguir ordenes, seria esa una de las razones por la que más le gustaba la idea de irse con nosotros a la ciudad de Koge, una ciudad abandonada donde seguramente podríamos vivir resguardados bajo su poder ir mando….

CLAN CAITIFF

Luego del tratado de paz efectuado por Henrik y Lestit algunos humanoides no querían volver a saber nada de la guerra, solo querían poder vivir tranquilamente en un lugar preservado, donde nadie los molestara ni perturbara su paz, todos y cada uno de los humanoides que querían vivir tranquilamente decidieron inmediatamente dejar el clan de Tzimisco ya que a pesar de que el clan era comandado por alguien de respetar y de buen corazón, al final el clan siempre se vería envuelto en pleitos con rebeliones, levantamientos, oposicionistas y demás, y los pobladores que querían paz y tranquilidad no lo lograrían estando ahí metidos, poco a poco se fueron saliendo del clan hasta que un grupo considerable se vio desenvuelto de este, pero lógicamente, al ya no acompañar al clan en algún momento se verían en un problema ya que sin protección alguna los que aun no aceptaban el tratado de tregua entrarían al ataque y habrían muchas muertes que no deberían ser permitidas, pero ya que estos pobladores habían sido desertores del clan Tzimisco estos no irían en su ayuda, solo dejarían que los mataran fríamente…

Lestit lógicamente no dejaría que esto pasara, después de todo había formado el clan principalmente para proteger a cualquier cosa a los pobladores humanoides, por lo cual formo un nuevo plan, este consistía en elegir a una de sus tropas guerrilleras, pero esta tropa que elegiría tenía que ser de entre todas las tropas una que luchara únicamente para proteger, una que si pudiera no lo hiciera, una tropa tranquila pero fuerte, por lo cual llego a la tropa de Treyllor Crussic, esta tropa era conocida por ser una de las más tranquilas del lugar, eran poderosos, pero uno de sus deseos no era pelear solo hacer justicia, era su única razón para ser guerrilleros, Lestit hablo seriamente con su líder y ella, sin pensarlo dos veces acepto la idea de crear un nuevo clan, un clan que viviera tranquilamente y donde las bases de los valores de su guerrillera seria promover y prolongar la paz de los pobladores del clan, Crussic muy agusto con el plan informo a su escuadrilla que ese mismo día partirían camino al lugar a donde se iban todos los pobladores que desertaban para tener una vida más tranquila y en paz, este lugar al que iban los desertores era más conocido como una villa llamada Aarhus, al llegar a la villa de Aarhus Crussic tomo el poder, convenciendo a los pobladores de la villa de que podrían vivir tranquilamente una vida llena de paz siendo resguardados por el poder de su guerrilla que igualmente podría vivir en paz hasta el momento en que fueran necesitados…

CLAN PANDERS

La guerra había acabado, porque eso tenía que suceder?, con lo que nos gustaba batallar, no nos importaba morir si podíamos estar luchando, eso decíamos algunos, para nuestra desgracia, esos que queríamos seguir luchando no éramos suficiente como para convencer o obligar al clan a seguir la guerra que tanto nos gustaba, al parecer las cosas las íbamos a tener que hacer a la fuerza, así que un día todos y cada uno de los que queríamos seguir con la guerra únicamente para poder seguir luchando, demostrar nuestro podres y hacer sufrir a los humanos como lo tenían merecido, tal como nos habían hecho sufrir a nosotros durante años, nos reunimos, en las afuera de la ciudad, y acordamos un plan, era algo que no podía fallar, nuestro plan consistía en montar una trampa al líder Soran para matarlo y así tomar el poder, no era muy difícil llegar hasta Soran ya que el no tenía una guardia especial que lo cuidara, solo había que esperar a que anocheciera, y lo atacaríamos mientras montaba guardia…

La noche llego y todos estaban en sus posiciones, en silencio, escondidos en la oscuridad, algo que habíamos aprendido a hacer muy bien durante la guerra, pasaron las horas y nosotros seguíamos esperando el pasar del líder Soran, extraordinariamente, paso la hora normal a la que siempre pasaba y no paso, que habría pasado?, porque esta noche era distinta a las demás noches, todos desconcertados salieron de su escondite y fueron hasta el camino por el que se suponía debía de pasar Soran, pero era una trampa, de la nada salieron los troperos de las guerrillas y en un ataque descabellado nos apresaron a todos, como sabían que íbamos a hacer una emboscada?, alguien nos habría delatado o éramos muy predecibles por nuestra conducta retrograda hacia el tratado de paz…

Pasaron dos días antes de saber que había fallado en nuestro plan, al parecer teníamos un infiltrado en el grupo, alguien nos había delatado pero no habría forma de saber quien había sido, pues éramos los suficientes como para no conocer a todos, nos llevaron a sentencia, iban a hacer justicia por nuestro acto, pero sabíamos que por lo menos seguiríamos vivos, Soran era muy blando como para acecinar por solo una revuelta, o no lo seria esta vez?...todos los actualmente presos por la emboscada planeada para acecinar a Soran fueron llevados hasta un gran salón donde se decidiría nuestro destino, donde se daría la sentencia por nuestros actos, a muchos se les veía rezando, a otros, pidiendo piedad, y otros guardando silencio con la cabeza en alto sin arrepentimiento de sus actos..

El juicio se dio, para nuestra suerte la sentencia no fue suficientemente mala como para que los más valientes y decididos del grupo se olvidaran de sus deseos de pelear y seguir con la guerra, nos habían sentenciado a exilio total, apartar de ahora seriamos unos renegados, no teníamos permiso de volver a la ciudad, nos mandaron de una a una ciudad llamada Randers, en ella tendríamos que vivir vigilados por una tropa de el clan Tzimisce, para nuestra suerte la tropa que mandaron a vigilarnos era la de Ketty, una tropa que al igual que nosotros quería seguir con la guerra, no tardamos mucho en convercerlos de desertar del clan y convertirse en uno de nosotros, pero con la condición de que aceptaramos hacer un nuevo clan, donde todos fueran renegados de cualquier parte, un clan donde liderara Ketty la mas fuerte de todos los pobladores de la ciudad, este clan seria llamado próximamente Panders, en honor a nuestros deseos de pelear…


By Staff HC

Designed by Vox ♦




Última edición por Aleister Crussic el Miér Sep 19, 2012 11:46 am, editado 1 vez
avatar
Aleister Crussic
Admin


BISEXUAL
Mensajes : 20
Puntos : 39721
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 01/09/2012

Ver perfil de usuario http://humanoidcity.activo.in

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.